Knockin’ On Heaven’s Door: Una historia sobre la actitud.

Viajando en metro casi siempre realizo una de las siguientes 3 actividades: Leer un libro, escuchar música o, simplemente, observar a la gente para muchas veces terminar sorprendiéndome y aprendiendo del comportamiento de los otros.

El Lunes pasado opté por la tercera, cuando de repente se subieron al vagón dos chicos jóvenes, de unos 27 años, armados cada uno con sus guitarras; previo a afinar sus gargantas y entonar la canción elegida, Knockin’ On Heaven’s Door de Bob Dylan, hicieron su presentación, donde incluían un análisis de la situación actual que vive España, como les había afectado a ellos y que habían hecho para encararla. Estas palabras causaron una reflexión en mí en relación al comportamiento y actitud que algunas personas eligen frente a retos o a la vida en general.

Ellos empezaban su discurso pidiendo las disculpas por anticipado si algún viajero se sentía incómodo por el ruido, luego decían:

“A todos los que estamos aquí nos ha tocado de alguna forma la crisis, ya sea económica, ya sea personal, ya sea amorosa, todos aquí tenemos una historia que contar y si hoy has decidido levantarte y tomar este tren, ya has hecho, así sea por inercia, algo por ti. Así que queremos darte la enhorabuena y acompañarte un rato, para animarte a que empieces el día con un temazo y sonrías… ¡A por el lunes!”

Después de acabar con su canción y recoger unas cuantas monedas, se bajaron del vagón; decidí bajarme en la misma estación para preguntarles cómo hacían para mantener una actitud positiva a pesar de las adversidades. Ellos si bien estaban extrañados por mi pregunta, me contestaron sin dudar:

“No ganamos suficiente dinero con esto, pero ver cómo cambia la actitud de la gente ya vale la pena, además, así perdemos el miedo al público, aprendemos como romper el hielo y ganamos confianza en nosotros. Esto es mejor que sentarse a quejarse y no hacer nada. Es cuestión de elegir qué día quieres tener y nosotros elegimos salir y hacer del día, un día especial, no cualquiera, sino un día que valga la pena”

Y esto lo decían con una honestidad, simpleza y una sonrisa que no te hacían dudar de su filosofía.

A lo que quiero llegar con este artículo, es que cada persona al despertarse es libre de elegir cómo quiere pasar su día, tienes la opción de quejarte o buscar alternativas que mejoren tu condición humana a pesar de las adversidades que te encuentres pasando.

Sin importar lo difícil que pueda parecer el “partido” que te encuentres jugando o lo negro que pueda verse todo, la clave es no dejarte arrastrar por las circunstancias, sacar fuerzas, asumir una actitud positiva y actuar en consecuencia con ello para ir superando obstáculos.

Cada uno de nosotros tiene cualidades y virtudes que no debe desaprovechar, cada uno tiene retos que superar, la vida siempre te pondrá escenarios donde tendrás que hacer un esfuerzo para sacar lo mejor de ti  y sobrepasar esas situaciones “limites” que se interponen en tu camino y solo tu perseverancia, actitud y disciplina son las que te permitirán llegar a tu objetivo.

Recuerda: “Caer está permitido. ¡Levantarse es obligatorio!”

Si quieres leer otros artículos en nuestro blog te invito a que nos visites en El Mejor Candidato y una vez dentro donde dice NEWSLETTER, escribe tu nombre y correo electrónico. Cada vez que publiquemos un nuevo artículo, este te llegará automáticamente a tu correo.

Muchas gracias, te invito a dejar un comentario.



2 comentarios

  • Edgardo, la RESILIENCIA es la mejor opción ante la crisis que nos ha tocado vivir. Si como tu post refleja, adoptamos una ACTITUD positiva y seguimos “luchando” tenemos opciones. A por ellas!!!

    Feliz día 😉

    • Edgardo Martinez

      Muchas gracias por tu comentario Celia. Sin duda esta crisis ha servido para que mas de uno descubramos capacidades y habilidades al encontrarnos fuera de nuestra zona de confort.

Deja un comentario