¿Joven y sin trabajo? 4 maneras de incrementar tus posibilidades de ser contratado

Eres joven, inteligente y listo; entonces: ¿Por qué sigues desempleado?

En pocas palabras, porque si eres joven, tienes que ser más inteligente y más listo que todos los demás, también. Al menos en el mercado actual de trabajo.

Las últimas cifras muestran una leve mejoría en el mercado de trabajo con respecto a los últimos años pero los más jóvenes siguen siendo la asignatura pendiente.

Sin embargo, el panorama no es  totalmente negro, por ello, nos gustaría darte algunos consejos para que destaques entre la multitud de aspirantes y te sobrepongas a las dificultades del mercado actual:

1. Inscríbete como voluntario.

Tienes tiempo, tienes habilidades, tienes conocimiento pero tu falta de experiencia es la razón que te dan al eliminarte como candidato. Si tu problema es la experiencia, adquirirla  como voluntario puede ser una buena alternativa.

Es clave que elijas algún voluntariado que te permita perfeccionar habilidades que puedas utilizar a posteriori en un trabajo remunerado.

Si quieres trabajar en ventas al por menor, prueba apuntarte como  voluntario en una tienda de artículos usados. Si quieres trabajar en atención al cliente, hacer voluntariado en un centro de ayuda y rehabilitación puede ser muy positivo para tu CV.

SI en algún momento piensas que estas regalando tu tiempo y trabajo, trata de ver el vaso medio lleno: por medio de un voluntariado desarrollarás una habilidad real que podrás poner en tu Curriculum, te mostrarás como un profesional proactivo, además que los contactos que generes en dichos voluntariados te pueden servir a la hora de encontrar el trabajo real, todo esto sin olvidarte de que estás haciendo algo bueno.

Si quieres conocer opciones de voluntariado te recomendamos la página de Haces Falta.

2. Aprende una nueva habilidad.

Hay muchas habilidades que no figuran como un requisito para la mayoría de puestos de trabajo, pero que podrían ayudarte a marcar una diferencia en tu perfil. Además, la formación adicional, también demuestra tu dedicación al crecimiento personal.

Aprender un segundo idioma, tomar un curso para hablar en público, de planificación financiera o de programación informática son sólo una de esas alternativas.

Si la excusa es el dinero siempre hay cursos gratuitos o  de bajo costo en alguna escuela de tu ciudad, o bien, puedes hacerlo online de manera por Udemy o de manera gratuita en plataformas como Edx.

3. Investiga un poco sobre donde te interesa trabajar.

Si quieres destacarte entre la multitud de candidatos, investigar un poco sobre la empresa previa a la entrevista viene genial. ¿La empresa tiene un producto nuevo e innovador o una historia interesante? ¿Alguna noticia reciente a destacar? Encuentra algo positivo que decir durante la entrevista acerca de la empresa, y por qué quieres trabajar allí.

Esto no es un ejercicio de adulación, es de conocimiento e interés sobre tu “futuro” lugar de trabajo. Mostrar un entusiasmo genuino acerca de la empresa te ayudará a mostrarte más aterrizado.

Por otra parte, en caso de que aún no hayas sido llamado aún a entrevista, interactuar con la empresa en redes sociales puede resultar en una oportunidad, no subestimes el poder de los comentarios en foros, páginas en LinkedIn o fan pages en facebook, etc.

4. Sé persistente.

Tus esfuerzos para ser contratado no terminan con la entrevista.

Un mensaje de agradecimiento por la entrevista, recordando al entrevistador quién eres, ya que seguramente haya entrevistado una larga lista de candidatos, y donde añadas una breve nota que resalte tu candidatura es suficiente para recordar al entrevistador de tu existencia antes de tomar la decisión final de contratación.

En el peor de los casos, si no consigues el trabajo, tu Curriculum quedara seguro como referencia para ofertas futuras.

¡Gracias por tus comentarios!



Deja un comentario