8 frases que nunca debes decir cuando renuncias a un trabajo

Renunciar a un puesto de trabajo es algo natural, pero cuando te llegue el momento debes elegir tus palabras sabiamente.  Ya sea que estés renunciando en buenos o malos términos, es importante nunca cerrar las puertas por completo.

Las palabras que utilizas para informar a tu jefe de tu decisión de abandonar el trabajo, pueden determinar cómo  va a ser el resto del proceso. Muchas personas se arrepienten de lo que dicen en el momento de despedirse  ya sea porque están enojados, nerviosos o simplemente no son conscientes de las consecuencias.

Hay dos posibles escenarios que provocan una mala selección de las palabras:

  1. Dejar tu trabajo porque encontraste otro trabajo: Algunos profesionales caen en el error de hacer comentarios despectivos porque pretenden “enseñar” a la empresa donde trabajan una “lección”. Su ego se infla y se quieren vengar de todos antes de irse.
  2. El otro posible escenario es abandonar el puesto voluntariamente  pero sin un trabajo adonde ir. En esta situación te sentirás como víctima y vas a culpar a los demás, desde el jefe hasta tus compañeros.

Sin lugar a dudas, la mejor forma de salir, es  destacando la parte positiva de la experiencia, así el cuerpo te pida otra cosa, habla de lo que has aprendido y como mejoraste profesionalmente. Para evitar eliminar tu red de contactos, escribe antes lo que vas a decir, revísalo y actúa con vistas al futuro.

La diplomacia y las buenas maneras son clave en tu desarrollo profesional, es la manera en que tus compañeros te recuerden por tus habilidades, experiencia o cualquier otra cosa excepto por tu forma puntual de despedirte.

Aquí te damos un ejemplo de 8 frases que nunca debes decir cuando estas renunciando a tu trabajo:

1-      “Esta es la peor empresa en la que he trabajado.”

Básicamente, estás metiendo en un ataúd cualquier oportunidad de regresar a la empresa, o de utilizar a la empresa como una referencia positiva. No hay ninguna recompensa por decir eso, ninguna, así que en lugar de decir eso puedes decir, “Creo que voy a encajar mejor en otra empresa.”

2-      “Nadie es feliz aquí.”

No sugieras que el barco se está hundiendo. Incluso si es verdad, tus compañeros no te lo agradecerán, no eres su portavoz. Si el resto están también a punto de abandonar el barco que lo hagan ellos por sus propios medios.

3-      “Otras personas están siendo promovidas, y yo no, así que me voy.”

No siempre la carrera corporativa (el ascenso) de las personas de tu departamento es igual al tuyo. Es importante ser consciente de las verdaderas razones porque esto ha sido así, en caso de que hayas sufrido un trato claramente desfavorable, da feedback sobre las posibles mejoras a tener en cuenta en el proceso de evaluación a los empleados.

4-      “Mi Jefe siempre me cerró las puertas para avanzar en proyectos y me mantuvo fuera del circuito de trabajo”

Ese no es el momento para revelar los problemas que tuviste con tus jefes o compañeros de trabajo, es demasiado tarde. Estas renunciando. Este enfoque te hace ver débil e hipócrita. Simplemente no lo hagas.

5-      “Definitivamente no estoy abierto a escuchar una contraoferta.”

En primer lugar, no debes asumir que tu empleador te va a hacer una contraoferta. Y en segundo lugar, no digas esto empezando la conversación ya que borras la posibilidad de que te la ofrezcan y te convenga mucho. Cuando se valora una contraoferta, por lo general vale la pena, la compañía siente consideración y quedan las puertas abiertas para el futuro.

6-      “No tenía suficiente para hacer y me aburría mucho”

Esta declaración muestra una falta de iniciativa, y es cuando acabas de ser etiquetado como una persona desmotivada. Cualquier culpa que recaiga sobre tu jefe o tus compañeros a esas alturas del juego es agua bajo el puente. La mejor estrategia es ser conciso, profesional, y mostrar gratitud por la oportunidad.

7-      “Mantuve mi cabeza gacha, hice mi trabajo, y no fui recompensado”

Noticia de última hora: La transferencia a tu cuenta cada fin de mes es tu recompensa.

La excelencia en nuestros puestos de trabajo va más allá que mantener la cabeza hacia abajo y cumplir tu trabajo, es más, esa actitud puede ser contraproducente.

8-      “Esto es lo que está mal con este trabajo.”

Nadie te está pidiendo consejos no solicitados; parecerá arrogante de tu parte. Esta es tu oportunidad para agradecer al empleador por la formación y la oportunidad.

En resumen, cuida tu lenguaje, cuida las maneras. En caso de que haya sido una experiencia negativa y te pidan feedback sobre tu experiencia en la empresa (e.j. entrevista de salida de trabajo) trata de formular tus comentarios de modo que sean críticas constructivas. El mundo es muy pequeño y más aún el profesional, dentro de menos de lo que te imaginas tu futuro profesional puede verse condicionado por tu experiencia laboral y tus contactos en el pasado.

¡Muchas gracias por tus comentarios!



Deja un comentario