Cuatro maneras de seguir adelante cuando quieres darte por vencido

Para muchas personas es muy difícil recuperarse cuando todo el trabajo duro parece desvanecerse.

¿Qué pasa si, lo que estas experimentando es una “derrota temporal” y no el fracaso permanente? El hecho es que nunca lo sabrás hasta que tengas las herramientas que permitan seguir adelante y levantarte de ese bache.

Aquí te doy 4 estrategias que, espero, te ayuden en los momentos difíciles:

1- Encuentra nuevamente la motivación que te llevó a empezar.

Cuando las cosas se ponen verdaderamente difíciles, estas en peligro de empezar a ver todo desde una perspectiva negativa.

Empiezas a centrarte en todas las cosas que van mal, una y otra vez, a preguntarte cosas como: ¿Cuál es el punto de esto? ¿Tendrá fecha de caducidad esta estapa?

Si piensas en tu motivación como una llama de fuego, con esa actitud lo único que haces es tirarle agua encima. Es absolutamente vital ponerle gasolina lo más pronto posible para recuperar la motivación perdida.

Tú puedes lograr esto cambiando el foco de las preguntas y cuestionarte de la siguiente manera:

– ¿Por qué quiero lograr esto? (Anota 5 razones por las que tienes que lograrlo)

– ¿Cómo me voy a sentir cuando haya superado todos los obstáculos y logrado el objetivo? (Visualiza como te sentirás al conseguirlo).

– Dentro de 10 años, ¿Cuánto me va a costar si me rindo ahora? (Realmente siente como tu vida sufriría en el futuro).

Sigue adelante hasta que sientas que has recuperado esa motivación con la que comenzaste.

2-Aprende la lección y utilízala como una ventaja.

¿Qué pasa si lo que ocurre en tu vida es lo que se suponía que debía pasar? Los momentos difíciles estan para aprender ellos y ser aún mejor.

Entre más te enfoques en sacar enseñanzas en esos tiempos difíciles, más cortos serán y más rápido aprendes. Cuando te dices a ti mismo frases como: “Tal vez debería renunciar”, replantéate rápidamente lo dicho y  pregúntate “¿Dónde están las lecciones aprendidas de esta situación para seguir adelante?”. Puede que te lleve un poco de tiempo pero eventualmente te darás cuenta que eres muy bueno en esta forma de pensar y la idea de renunciar entrará cada vez menos.

3-Planifica tus próximos pasos

Como tú vida va a seguir adelante, es importante planificar como lo vas a hacer. Define los pasos del recorrido a seguir, partiendo de la difícil situación en la que te encuentras hasta cuando logres el triunfo.

El verdadero poder de este proceso viene con la acción. Tan pronto como hayas definido los pasos, empieza a ejecutarlos. Esto te permitirá crear un impulso muy rápido y hacer un progreso, en donde incluso, se te olvidará que te entretuviste con la idea de dejarlo.

Pregúntate: ¿Qué cosas puedo hacer ahora mismo para moverme en la dirección de mis metas? Tan pronto cuando tengas la respuesta, empieza a hacerlo.

4-Hazlo de manera simple

Si estas persiguiendo un objetivo que requiere hacer muchas cosas y muchos cambios, tratar de hacer todo a la vez puede ser psicológicamente, emocionalmente y espiritualmente doloroso. Es mejor dividir el proceso en partes y avanzar en un área a la vez. De esta manera, estarás reacondicionando tu mente a medida que obtengas los logros y progresos.

Lo más emocionante, es alcanzar tu gran meta mediante la consecución de pasos sencillos.

Si te sientes como si estuvieras a punto de dejarlo todo, debes sacar fuerza del hecho de que las personas que admiras pasaron por lo mismo durante sus tiempos difíciles. Puedes llegar a donde quieras si te levantas, sacúdete el polvo y sigue adelante; al igual que ellos lo hicieron.

¡Muchas gracias por tus comentarios!



1 comentario

  • Me gusto mucho este post y mas por que jamas piensas que llegará el día que tengas que pensar en “como seguir adelante”. Personalmente llevo buscando trabajo en España 6 meses y la motivación comienza a ser desesperación, pero SI SE PUEDE Y LLEGARAAAAAAAAAA!!!! . Exito con el mejor candidato!!!!!!!!.

Deja un comentario