Guía para reclutar personal como todo un experto

La consultora americana World Management Survey, le dio a Colombia el más bajo puntaje en el estudio de calidad de gestión de personal entre los cinco países latinoamericanos que analizó en 2017. Y a nivel general, ubicó al país en el puesto 29 de 34, superando solamente a algunos países africanos. Terrible, ¿no? 

Básicamente, el estudio concluye que las empresas colombianas presentan muchas falencias al momento de gestionar el talento y administrar su personal, llevando a que su productividad se vea afectada. Por eso, quisimos traerte algunos consejos para que aprendas a seleccionar el mejor talento para tu empresa. 

Y es que seleccionar personal debe ser una prioridad en el manejo de tu empresa pues, en promedio, el 85% de fracasos empresariales se hubieran podido evitar si el proceso de reclutamiento hubiera sido el adecuado. 

Entonces, para que la búsqueda de tus empleados no se convierta en una pesadilla ni para ti, ni para la productividad de tu empresa; te invitamos a seguir leyendo y te lleves unas ideas para reclutar al mejor equipo, y lograr así, la competitividad empresarial que el mundo de hoy, exige cada día más.

Consejos para antes de iniciar a reclutar…

En definitiva, tu empresa necesita talento humano, y encontrarlo es una tarea que nunca podrás pausar. Para iniciar con el pie derecho, es muy importante que antes de empezar, cojas papel y lápiz y de manera consciente y realista consideres lo siguiente:

Define tus necesidades:

La planeación es clave, y tu lluvia de ideas se convertirá prácticamente en un mapa durante toda esta travesía, así que métele todo el empeño posible. Para realizarlo, debes partir de las preguntas básicas: ¿qué hace falta en tu empresa? ¿qué funciones están sin cubrir? ¿Cuáles de esas funciones son súper urgentes de cumplir y cuáles no tanto? Sí, priorizar es importante.  

Después, buscarás para cada tarea la(s) cualidad(es), y/o, habilidad(es) que se necesita para cumplir más que bien y en el momento que se debe, dicha tarea. Así. ya tendrás un primer bosquejo del perfil y las competencias que estás buscando. 

Finalmente, pero no menos importante, estima el costo que implica contratar a un nuevo empleado, y pregúntate si ese costo es sostenible, y por cuánto tiempo lo es. 

Define tu estrategia:

Ahora que ya tienes un borrador del perfil que estás buscando, analiza qué metodología te lleva a identificar esas cualidades, habilidades, destrezas y aptitudes en una persona.

Recuerda que la hoja de vida o CV es sólo una carta de presentación, y a través de una entrevista, cuestionario, test de personalidad, prueba psicotécnica, y hasta assessment, podrás evaluar el desempeño de un candidato. Pero ojo, estas no son las únicas herramientas que existen, y tú puedes crear o combinar la forma por la cual, el candidato te mostrará y te convencerá de sus competencias.

Asesórate:

Como un buen emprendedor nunca deja de aprender, es importante que investigues y te apoyes en empresas o en personas que son expertas en reclutamiento, porque ellas llevan mucho tiempo evaluando candidatos, y su experiencia en el tema hará que sus consejos e ideas sobre qué preguntar o qué actividad desarrollar, serán más que valiosos para escoger bien. 

Actitud activa y mente abierta:

No te límites a estudiar solamente los perfiles de quienes aplicaron a tu convocatoria laboral. Ahora existen muchas plataformas profesionales como LinkedIn, bolsas de empleo y hasta headhunters, en los que puedes apoyarte para buscar el perfil de tu agrado, e invitarlo a hacer parte del proceso, o una oferta laboral de una vez, como prefieras. Algo clave también es tener la mente abierta mientras estudias a los candidatos, y eliges a quienes continuarán en el proceso de selección. A veces permitirte pensar por fuera de la caja te permitirá encontrar un talento oculto y descubrir, que necesitabas algo que, en ese momento no sabías. 

Ahora sí, 6 consejos para reclutar como todo un experto 

El objetivo de reclutar yo seleccionar personal es captar nuevos talentos para que trabajen contigo en tu proyecto empresarial, y es una tarea inevitable y constante en tu rol de líder. 

Y que como ya imaginarás, es una tarea que va más allá de revisar currículos y entrevistar. 

Es una tarea que requiere tu dedicación para hacerla lo mejor posible, ya que le apuntas al crecimiento y a la competitividad de tu empresa; y no menos importante, a evitar asumir los costos que implica contratar a un candidato que no cumplió las expectativas. Para que elijas al mejor, te dejamos los siguientes consejos: 

Sé claro:

La claridad es fundamental tanto para no atraer perfiles equivocados, como para hacer las preguntas oportunas en una entrevista o en una prueba, y, sobre todo, para no crear falsas expectativas en tus candidatos. 

Como ves, requerirás esta cualidad durante todo el proceso de reclutamiento, que inicia con la definición casi que perfecta de tus necesidades, pues así tendrás las herramientas para hacer una descripción de tu vacante súper clara y concisa, y atraerás las aplicaciones de los candidatos que son y que encajan.

De igual forma, te ayudará a escoger la prueba que más se adecue a identificar las competencias que estás buscando en tus candidatos. Además, durante todo el proceso, deberás mantener una comunicación sensata sobre las condiciones laborales, minimizando así el riesgo de inconformidad en tu potencial empleado.

Haz que tu oferta sea global:

No te limites, no recurras a una sola forma de reclutamiento, a menos que requieras algo demasiado específico. Lo ideal es que intentes ambas y descubras el potencial escondido a través del networking, o de las redes sociales, o de las bolsas de empleo.

Filtros previos:

Establece criterios claros que permitan encontrar más fácilmente a los candidatos que más se acercan a las competencias definidas en la planeación. Haz varios para cada etapa del proceso y que vayan acorde al resultado que esperas en cada fase. De hecho, algunos expertos recomiendan ser muy exigente al inicio porque en fases finales evaluarás solo a los mejores.

Identifica el potencial

Y no sólo las competencias: En las pruebas que realices durante el proceso de selección deberás identificar los pros y los contras de cada aspirante. Lo ideal es que no te quedes ahí y vayas más allá, determinando en cada persona su capacidad de aprendizaje, de adaptación y de innovación. Estas habilidades blandas no cualquiera las tiene, son difíciles de adquirir; y sí pueden ser esenciales en los aportes que hagan, y cómo abordan las situaciones desafiantes que pueden ocurrir día a día. 

Match con los valores de tu empresa:

Destina un porcentaje en cada prueba que realices para conocer, de manera auténtica, que tan alineados están los candidatos con los ideales de tu empresa. Saber que comparten los mismos intereses en el sector de tu empresa, que apoyan los objetivos y la misionalidad de tu empresa, permitirá intuir qué tanto le motivaría a determinado candidato trabajar contigo.

 

Flexibilidad:

En la entrevista, aunque lleves un guión preestablecido y tengas las preguntas obligatorias para hacer; déjate llevar por la conversación, y si algo no te convence o toca un punto de tu interés: pregunta, insiste, reformula, y contradice. Recuerda que se toman mejores decisiones cuando se dispone de la mayor información posible. Y ésta, es la única prueba en que podrás evaluar competencias más profundas por tener al candidato más de cerca. Aprovecha esta oportunidad, y sólo entrevista a los mejores. 

Optimiza tu proceso de reclutamiento 

Para que no inicies de cero en tu próxima búsqueda, es súper recomendable que consolides una base de datos con quienes llegaron hasta el final del proceso de reclutamiento.

Indica ahí que fue lo que más te gusto de cada candidato, una frase o algo que te permita recordarlo fácil, e indica igualmente, en qué puesto lo visualizas. Comunícaselo al candidato sin generar falsas expectativas, con eso, cuando haya oportunidad, podrás incorporarlo y hacerlo parte de tu equipo, sin volver a iniciar un proceso desgastante.

Por último, no vayas a pensar que el reclutamiento finaliza con la contratación, porque no. El seguimiento y el acompañamiento al nuevo integrante de tu equipo será determinante para que éste tenga éxito. Ayúdalo a encajar con el equipo de trabajo, resolver sus dudas a tiempo, explicarle cómo se hacen las cosas en tu empresa, y apóyalo a que sea propositivo. 

Cuando un empleado se siente motivado y apoyado, procurará hacer las cosas excelentes, y el margen de error y de rotación laboral, disminuirá. 

Esperamos haberte dado algunas ideas. ¡Muchos éxitos en tu búsqueda!