La pregunta más difícil en una entrevista

La mayoría de nosotros hemos estado en la situación en la que nos sentimos que la entrevista va bien hasta que el entrevistador realiza la siguiente pregunta:

¿Háblame de tu mayor debilidad?.

Ó (peor)

Dime 3 debilidades…. ¡Tres!.

A menos que estés realmente preparado, esta es LA pregunta que puede hacer  tropezar incluso al profesional con mayor experiencia.

Llegados a este punto, estas en una situación en la que deseas expresar y vender mejor tus fortalezas para causar una buena impresión y lo que menos te interesa es hablar de tus debilidades.  Por lo tanto, nuestro instinto natural es decir: no tengo ninguna debilidad. Por supuesto, el entrevistador, tú y  todos, sabemos que esto no es cierto. Así que, he aquí el dilema: ¿mentir o aplicar una mejor estrategia?

Antes de ahondar las distintas maneras en la que se puede hacer frente a esta pregunta, sólo quiero decir que no me gusta cuando los entrevistadores toman este tipo de preguntas como preguntas  estándar. Para mí, esto demuestra que el entrevistador es un comunicador débil, no tiene experiencia y no es muy imaginativo. En una entrevista, lo ideal es conseguir una conversación natural para aprender más acerca de las experiencias del pasado y las expectativas que tiene el  candidato para la posición que está siendo entrevistado. De esta manera logras escuchar historias reales y respuestas a preguntas no artificiales.

La razón por la que algunos entrevistadores les gusta preguntar acerca de las debilidades es para obtener una visión de que tan autoconsciente eres. Sin embargo, creo que preguntar  ¿Cuál es tu mayor debilidad? no dá al entrevistador las percepciones reales, porque los candidatos simplemente darán  una respuesta estándar.

Las respuestas más usuales, en general, suelen ser ” Soy un perfeccionista ” o ” Trabajo muy duro, a veces, no sé cuándo parar de trabajar”.  No es muy aconsejable dar esas respuestas, estas sólo demuestran que en realidad no te has preparado para encontrar una buena, y sobre todo, sincera respuesta.  Un buen entrevistador tratará de mantener la compostura y luego te machacará hasta que encuentre tus  debilidades reales.

Así que si tienes un entrevistador que hace preguntas estándares, a continuación encontrarás 5 consejos que esperamos te ayuden a resolver esta incómoda pregunta:

  1. Evita una respuesta genérica y enfócate en las habilidades necesarias para el trabajoNormalmente, antes de aplicar a un trabajo, tenemos en cuenta las habilidades requeridas para la vacante y las que necesitaríamos desarrollar rápidamente para desempeñar esa labor.

Utiliza esta pregunta como tu oportunidad para demostrar que has hecho una evaluación previamente del puesto. Esto puede conseguirse diciendo algo como: “Esta es una pregunta difícil de responder. Por supuesto, todos tenemos ciertas fortalezas y debilidades. Cuando apliqué a este trabajo,  evalué las habilidades claves que necesitaría para un buen desempeño. Para mí, este trabajo requiere de las habilidades clave X, Y y Z y yo siento que las tengo todas. Con mi nuevo papel vendrán nuevas responsabilidades, tales como  X, y en mi trabajo anterior he tenido pocas oportunidades para desarrollar plenamente estas. Sin embargo, soy un profesional que aprende rápido y me centraría en el desarrollo de estas áreas”.

2. Habla acerca de las debilidades de menor importancia y de las que tienen importancia para ese trabajo

Si el entrevistador insiste en la búsqueda de puntos débiles, luego de señalar las debilidades de menor importancia para el trabajo que estas aplicando, lo más recomendable es reconocer que tienes debilidades, pero ninguna que sea alguna preocupación real, ya que realmente no son relevantes  para desempeñar el cargo. Por ejemplo, si el trabajo es de programador informático o  actuario,  podrías decir que uno de las habilidades a mejorar  es el aprender a hablar mejor en público.

3. Evita las declaraciones generales

En lugar de hacer afirmaciones generales tales como “Soy una persona muy exigente y perfeccionista” es mejor incluir estas afirmaciones en situaciones específicas como por ejemplo: Cuando existe una presión elevada sobre un proyecto en el que me encuentro trabajando, puedo llegar a ser muy exigente y perfeccionista. De esta manera dejas por sentado que no es una debilidad permanente sino que sólo surge en situaciones particulares y que eres consciente de ello.

4. Habla sobre el éxito de haberte auto-evaluado para mejorar tus necesidades de desarrollo

Otra estrategia consiste en evitar señalar las debilidades actuales. En su lugar, mencionar tu capacidad de auto- evaluarse, de identificar debilidades y lidiar con ellas.

Por ejemplo, da uno o dos ejemplos de cómo has identificado tus puntos de mejora ó áreas de desarrollo (estos términos son mucho más positivos que el de debilidad) y como has conseguido mejorarlas.  Sería algo como: Estoy siempre interesado en recibir retroalimentación sobre mi trabajo. En mi última experiencia profesional, me di cuenta de que mis habilidades en ________ no estaban tan desarrolladas, lo que me hizo tomar un curso de formación. Ahora puedo decir que he mejorado estos puntos e incluso he conseguido ayudar a más personas a mejorar en esta área.

5. Debilidades a evitar en tu respuesta

Por último, hay algunas debilidades que se deben evitar mencionar cuando se habla de las debilidades, ya que son habilidades importantes para cualquier tipo de trabajo, por ejemplo:
-No saber trabajar en equipo
-No ser capaz de aceptar consejos y aspectos de mejora
-No ser capaz de tomar una iniciativa y trabajar independiente
-No ser confiable
-No ser responsable

Y ahora nos gustaría saber: además de las anteriores ¿cuáles son las debilidades que crees que nunca se deberían mencionar?.

Gracias por vuestros comentarios!.



1 comentario

  • Monica Uribe

    Muchísimas gracias Monica,

    Has dado en uno de los puntos álgidos de las entrevistas, y sobre todo el consejo 4, me parece ideal, ahora que lo mencionas, creo que tiene mucho valor, y deja ver que la persona es una persona proactiva y positiva.

    adicionalmente, creo q tampoco se debe mencionar, que eres un workaholic, no es bueno hacer de esto una bandera, ni positiva ni negativa… y lo más importante ser honestos en nuestras respuestas; es una de las mejores claves… (Honestos pero con preparación de nuestro speach).

    Mil gracias a ti a todo el equipo de EMC.
    Monica

Deja un comentario