Rotación laboral, una realidad posible de evitar

¿Sabías qué el gasto al que puede incurrir una empresa en Colombia cuando uno de sus empleados se va, puede alcanzar hasta 12 veces el salario que ganaba dicha persona?

En efecto, una empresa referencia en transición de carrera y desarrollo de talento: Lee Hecht Harrison, concluyó esta cifra tras estudiar el mercado colombiano en 2017 y 2018, y estimar los costos que asumen las empresas al buscar cubrir una vacante, más o menos en un proceso de 2 a 4 meses; más los 3 a 6 meses que puede durar la curva de aprendizaje del nuevo empleado; más, casi el año que toma éste en alcanzar su desempeño óptimo esperado.

persona trabajando en como reducir la rotacion de personalTe imaginas entonces, ¿a cuánto puede ascender este costo si tu empresa se demora más tiempo?

Por esa razón, que hoy queremos hablarte de la rotación laboral para que puedas manejarla de la mejor manera, evitar sus costos tan elevados, y por qué no, hasta aprovechar sus beneficios porque tampoco podemos satanizarla como lo peor para tu empresa. Sigue leyendo y entérate.

¿Qué es la rotación laboral?

Este concepto tan común y familiar para quienes trabajan en recursos humanos hace referencia a la relación existente entre el volumen de empleados de una empresa, y el tiempo que duran trabajando allí. Es decir, es un índice – que más adelante te explicaremos cómo sacarlo, que te indica que tan propensos están tus empleados de cambiar de trabajo, ya sea en la misma empresa o en una diferente.

En este punto es importante precisar los dos tipos de rotación laboral que hay:

Rotación laboral interna:

Es el cambio de funciones que hay entre dos o más empleados de una misma empresa, implicando así, que nadie deja de formar parte de ésta. 

La rotación interna suele suceder principalmente en empresas pequeñas y/o medianas, puesto que aún su estructura organizacional sigue siendo flexible y con funciones difusas entre sus empleados. 

Así mismo, sucede también en fábricas donde las funciones son mecánicas y repetitivas, y se recurre a la rotación laboral interna para afrontar una baja temporal, y, para preservar la salud de los empleados. 

Rotación laboral externa:

Sucede cuando uno o más empleados de una misma empresa se desvinculan de ésta, ya sea por razones involuntarias como la jubilación, fallecimiento, o porque es despedido; o por decisión voluntaria de cada persona de continuar con su trabajo en una empresa respectiva, y que más adelante veremos en detalle. 

Esta rotación es la que más implica costos para las empresas, porque abre paso a incorporaciones que implican varios procesos  y dinámicas contractuales que suelen tomar en promedio más de seis meses, y afectan tanto el ambiente laboral, como tu imagen y tu presupuesto empresarial. 

Y es sobre esta rotación de la que hablaremos hoy.

¿Por qué es importante hablar de la rotación laboral?

Porque una rotación laboral fuera de control puede significar dejarte vulnerable ante pérdidas y costos inimaginables; pero, por el contrario, una rotación laboral dinámica, controlada y en equilibrio permitirá crear las condiciones para que tu empresa aumente su productividad, se posicione, y despegue. 

Hoy, queremos dejarte algunos consejos para que puedas identificar una situación de riesgo, te lleves algunas ideas de cómo controlarla, y conviertas la rotación laboral en una herramienta a tu favor.

trabajando en computadores

Qué desventajas trae una rotación laboral alta 

Como leíste al inicio, cubrir una vacante le cuesta a la empresa tiempo y dinero de manera significativa. Si así ocurre con solo un trabajador, imagínate la magnitud del costo, tanto monetario como de oportunidad, al que deberás enfrentarte si es un volumen importante de trabajadores quienes deciden renunciar. 

Pero como esta no es la única razón, te dejamos a continuación las tres principales repercusiones que trae consigo una alta rotación laboral.

  • La productividad caerá: Si un trabajador decide renunciar, sus funciones quedarán en el aire, y alguien tendrá que esforzarse el doble por intentar llenar el vacío; sin embargo, no será suficiente, y agotarás a otro trabajador mientras consigues ocupar la vacante disponible. 
  • Cambios en la identidad y el trabajo en equipo: Como pasamos más del 30% de nuestro tiempo en el trabajo, la ida de un trabajador supone un sentimiento de pérdida ante uno de sus miembros, e implica una reorganización para conseguir el ritmo y el ambiente de trabajo previo. 

Imagen de tu empresa:

Si no controlas el nivel de rotación laboral en tu empresa, puedes dar pie a que se forme el prejuicio en el mercado de que tus condiciones laborales no son buenas. Lo que conllevará a que potenciales trabajadores piensen que no es buena opción trabajar contigo, y decidan no inscribirse a tu empresa.

¿Cuáles son las ventajas de tener una rotación laboral controlada?

Como pudiste leer, una alta rotación laboral es una situación crítica que sí o sí debes evitar, sin embargo, una rotación laboral controlada trae beneficios para tu empresa como:

Encontrarás nuevos talentos:

Ya sea que elijas la rotación interna o externa, permitirás estar en constante búsqueda por una persona que tenga las habilidades para sobresalir en determinado cargo. Y lo mejor: sin la presión de la urgencia del tiempo. 

Cae la tasa de deserción y aburrimiento:

Si encuentras una forma positiva de poner a tus empleados a desafiar su creatividad en nuevos escenarios, lograrás disminuir la tasa de deserción y de aburrimiento. Ojo a esta cifra: se estima que sólo el 32% de los empleados participa de manera activa en su trabajo, es decir, que el 68% restante hace lo mínimo posible. 

El objetivo de tu empresa evoluciona:

Si logras revitalizar el ambiente laboral con frecuencia prudencial, lograrás incorporar nuevas visiones que complementarán el objetivo y la razón de ser de tu empresa, además de agregar nuevos ritmos, ideas, y talentos que potenciarán e innovarán el futuro de tu empresa. 

Así como lees, una rotación laboral puede ser un arma de doble filo, dependiendo cómo la manejes te trae enormes beneficios o riesgos gigantescos. Y pues sí, en su mayoría, es un tema que depende de ti. 

Para poder empezar a actuar, es clave que identifiques en qué punto está tu empresa. Para eso existe el índice de rotación laboral, que ayuda a determinar en qué estamos, y cómo vamos.

El índice de rotación laboral 

Para poder un buen análisis y tomar las mejores decisiones al respecto, es importante que conozcas el índice de rotación laboral de tu empresa. Para calcularlo, sólo debes definir el tiempo que quieras considerar, para luego, recurrir a la siguiente fórmula:                               IRL= ((A+D) / C) x 100

La “A” en la fórmula hace referencia al número de entradas, es decir a las personas contratadas en el tiempo que escogiste. La “D” será el número de personas desvinculadas en el mismo período. Finalmente, la “C” es el número de empleados que tienes, para luego multiplicarlo por 100.  

Entonces, supongamos que tienes contratados 200 trabajadores en tu empresa, y que en el transcurso del último año se han incorporado 20 nuevas personas, y 10 han decidido marcharse. El índice de rotación laboral sería: ((20 -10) /200) x 100. Tu índice de rotación laboral es entonces del 5%.

¿Cómo interpretar el índice de rotación laboral?

Si obtienes como resultado un porcentaje alto, es necesario que identifiques las causas de tu alta rotación laboral, y que plantees medidas al respecto; ya que una alta insatisfacción laboral y/o un ambiente negativo para trabajar, propenderán a que tu productividad empiece a bajar.

trabajando en computador

No obstante, si tu resultado es un porcentaje muy bajo, también deberás estar alerta pues podrás tener una organización que converge al estancamiento y al envejecimiento. 

Lo ideal es que identifiques cuál es el equilibrio de tu empresa, y promuevas alcanzarlo poniendo en práctica mecanismos que motiven a los trabajadores que más aportan, y sustituyas aquellos que perjudican tu productividad.

Las causas más frecuentes de la rotación laboral

Como ya viste, es súper necesario que hagas un plan de acción para lograr un índice de rotación laboral equilibrado, y para ello, identificar las causas es un primer paso. 

A continuación, te dejamos las causas más comunes de rotación laboral en las que tú como empleador puedes actuar, y tomar cartas en el asunto.  

Mal jefe: Un jefe o un supervisor tiene una responsabilidad enorme, pues de él depende el correcto funcionamiento y rendimiento de una empresa. Si él no hace bien su trabajo, no se detectarán problemas a tiempo y algunos errores conllevarán al despido de un trabajador. 

Proceso de selección inadecuado:

Cuando es evidente que un trabajador no encaja con las funciones que debe desarrollar, ni tampoco con la cultura de la empresa, situación que terminará en despido o renuncia, y significará una pérdida de tiempo y dinero importante. Si es tu caso, debes reconsiderar el proceso de selección que llevas a cabo.

Mal ambiente laboral:

Un ambiente conflictivo es una de las principales causas tanto de rotación como de bajo desempeño laboral. Es clave que establezcas condiciones para un ambiente de trabajo sano, en el que incentives el crecimiento personal, y el sentimiento e identidad de equipo. 

Falta de crecimiento personal y profesional:

Cuando un empleado ve que no tiene posibilidades de ascender, no tiene el apoyo para cumplir sus aspiraciones, no recibe un salario justo, y/o para rematar, no se sienten identificados con la razón de ser y hacer de la empresa, es muy probable que terminen buscando otra oportunidad laboral.

Tips para reducir la rotación laboral 

Identificar las causas de la rotación laboral es un primer paso, más no el único, para lograr reducir el número de renuncias y lograr alcanzar así, un índice óptimo y equilibrado de la rotación laboral. 

Depende de ti crear las condiciones para que tus empleados no tengan razones suficientes para querer renunciar. Así que aquí van algunas ideas generales para que las intentes aplicar al contexto propio de tu empresa, y te permitan generar nuevas formas de lograr que tus empleados sientan el mismo amor y dedicación, que tú, sientes por tu empresa.

Cambio de mentalidad en el proceso de selección:

Esfuérzate por buscar el candidato ideal que entienda la responsabilidad del trabajo a hacer, y tenga intereses profesionales alineados con la identidad de tu empresa. Requerirá más tiempo, tal vez sí, pero si mantienes la mentalidad de contratar solo por cubrir vacantes, no lograrás encontrar al empleado ideal. 

No te dejes guiar por los años de experiencia:

Si dos personas tienen el mismo perfil y tienen iguales habilidades tanto blandas como duras, inclínate por contratar a quien las adquirió en menor tiempo. 

Trato con humanidad:

Tienes que mantener un trato respetuoso tanto con las personas que están en proceso de selección, como con quienes ya trabajan para ti. La educación hablará muy bien de ti, y tú eres la imagen de tu empresa.

Descubre la razón por la que se van los empleados:

¿Qué está fallando? ¿Qué no los hace sentir bien? ¿Qué les hizo falta? ¿Qué recibieron en exceso y no pudieron manejar? Son algunas de las preguntas que debes responder pero que no sólo debes intentar responder desde la parte laboral, sino también social. Sé empático y ponte en sus zapatos. 

Y por último, pero no menos importante, recuerda que las personas no sólo tenemos nuestra versión trabadora, sino que cargamos con distintas personalidades, intereses, gustos, conocimientos, y experiencias. Procura ser buen jefe y entender la realidad de cada uno de ellos, sentirse escuchados hará que tengan la confianza de avisarte que algo anda mal antes de que eso termine en una renuncia o en un despido. 

Recuerda que esto es sólo una guía, y tú mejor que nadie conoce a sus trabajadores y al contexto de su empresa, y con tu creatividad y liderazgo seguro saldrás con un ambiente laboral fortalecido y productivo. ¡¡Muchos éxitos!! 



Deja un comentario